img_seccion_novedades-01

Una reserva llena de historias.

La-ruta-de-las-365-curvas

Ubicada en el camino a Uspallata, a unos 8 km de la Ciudad de Mendoza, La Reserva Natural Villavicencio es un Área Natural Protegida que pertenece al Programa Refugios de la Fundación Vida Silvestre de Argentina, una red de reservas naturales bajo protección de privados creada por convenio entre los propietarios de estos terrenos.
Cuando Joseph Villavicencio llegó a la zona donde actualmente se encuentra la reserva natural, quedó tan maravillado por su hermosura que decidió levantar su residencia donde hoy se encuentra el Hotel. El emprendedor proveniente de las Islas Canarias, nombra a las termas que se encuentran en la propiedad con el nombre de San José de Villavicencio y, junto a un grupo de obreros, inicia las actividades en la Minas de San Lorenzo de Uspallata y Estancia San Joseph. A unos 12 kms de allí existían minas de oro y plata a las que se apoda Los Hornillos, por los hornillos de fundición construidos por los jesuitas en las Minas de Paramillos.
El gobierno de la provincia impone en 1924 que se construya un acueducto que conduzca el agua desde los manantiales hasta la ciudad de Mendoza para que los ciudadanos puedan acceder a ella de manera gratuita. La zona alcanza su máximo esplendor y adquiere un gran renombre con la apertura del Hotel Termas de Villavicencio en 1940. Esta época dorada dura hasta el cierre del hotel en 1978.
Por el evidente valor de su patrimonio Villavicencio es declarada como Reserva Natural con el compromiso de preservar los recursos hídricos de la zona, estudiar y conservar los recursos, proteger el patrimonio natural, cultural, arqueológico e histórico de la región.
A su valor patrimonial se le agrega el de gran escenario para la Educación Ambiental. La Reserva es en sí misma un aula a cielo abierto, que permite el contacto directo con la naturaleza.
Es por estos motivos y gracias a la mejora de los caminos, que volvemos después de tres años a adentrarnos en esta reserva tan especial donde haremos un recorrido en el que se destaca el aspecto paisajístico. Ascenderemos por los caracoles de Villavicencio, una pintoresca ruta de montaña que serpenteante nos dejará en la Cruz de Paramillo, donde formalmente iniciaremos nuestro recorrido pedestre. Desde allí y con dirección Sur nos dirigiremos a nuestro propio mirador, una hermosa montaña del lugar desde donde podremos disfrutar de una panorámica Norte-Sur envidiable con los Cerros Ansilta, con nuestro Aconcagua imponente al fondo con su cara este y con el Cordón del Plata como telón de fondo.
Para más información ingresá en: Trekking Mirador Villavicencio
¡Te esperamos!

Fuente consultada:
rnvillavicencio

Imagen extraída de:

elportaldemendoza.com


«

Deja un comentario