img_seccion_novedades-01

¿Soy sedentario? 

La forma de vida de la sociedad moderna, junto con los  avances tecnológicos  han cambiado  ciertos hábitos laborales y de consumo. En la actualidad, muchas de nuestras tareas cotidianas se hacen frente a una computadora, por lo que cada vez la demanda física es menor.

DSCF0822El “sedentarismo” es la falta de actividad física regular, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se define como inactivas a las personas que no realizan más de 90 minutos de actividad física a la semana y su gasto semanal no supera las 2000 calorías. También lo es aquella que sólo efectúa una actividad semanal de forma no repetitiva.

Se entiende por “actividad física” cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos. El ejercicio físico es una actividad planificada, estructurada y repetitiva. La falta de ejercicio o el sedentarismo en sí mismo disminuye la capacidad de adaptación a cualquier tipo de actividad desempeñada con el cuerpo, iniciando un círculo vicioso.

Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud. Se ha comprobado que el sedentarismo constituye una de las 10 causas fundamentales de mortalidad, morbilidad y discapacidad; siendo el segundo factor de riesgo más importante de una mala salud, después del tabaquismo. El sedentarismo duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular, de diabetes tipo II y de obesidad; asimismo, aumenta la posibilidad de sufrir hipertensión arterial, osteoporosis, cáncer de mama y colon, entre otros.

La OMS recomienda que al menos tres veces por semana una persona debe realizar ejercicio físico de tipo aeróbico, no obstante se debería incluir actividades de mayor intensidad que fortalezcan músculos y huesos.

DSCF0829En cuanto a los adultos entre 18 y 64 años, las recomendaciones son realizar 150 minutos de actividad física aeróbica (de moderada a intensa) durante la semana, 75 minutos de ejercicio aeróbico intenso semanal o una combinación equivalente de actividad de ambas intensidades.

La buena noticia de todo esto, es que dejar la vida sedentaria no es tan complicado. Alcanza con realizar más de hora y media de actividad física a la semana distribuida en tres días para empezar a cambiar los hábitos. Una buena idea, realizar actividades en familia y que nuestros hijos puedan correr, saltar y estar al aire libre. “De padres activos, hijos activos”, el propósito es fácil de cumplir y los beneficios que aporta la actividad física, son muchos. Sólo es cuestión  de hacerse  un tiempo, dar el primer  paso y comenzar con el ejercicio físico.

Fuentes consultadas:

Organización Mundial de la Salud

Fundación corazones responsables

Huffington Post


«

Deja un comentario