img_seccion_novedades-01

¿Quiénes realizan ejercicio físico regularmente, agotan más rápido su reserva de energía?

11042661_418585331649363_8649370084693335734_n

Actividad física y alimentación.

Quienes nos ejercitamos regularmente, agotamos más rápidamente nuestra reserva de energía, por eso, para asegurar un rendimiento óptimo debemos ser cuidadosos con nuestra dieta diaria a fin de mantener estas reservas siempre llenas. En esta nota te damos algunos consejos nutricionales, para que armes una dieta acorde a tus necesidades.

Durante el ejercicio, el organismo utiliza como carburante a los depósitos de glucosa circulantes y glucógeno obtenidos a partir de los hidratos de carbono; si el ejercicio lo exige, las reservas totales de glucógeno pueden ser utilizadas durante 2 horas. Si estos depósitos son insuficientes, seremos atacados por una  fatiga precoz. El secreto de la nutrición para aumentar el rendimiento en las actividades de resistencia, es comenzarlas con los máximos niveles de glucógeno en los músculos, con lo cual nuestro cuerpo rinde a un ritmo mayor y durante periodos más prolongados..

No debemos confundirnos, quizás cuando pensamos en “carbohidratos”  automáticamente los asociamos con pastas, cereales o granos, pero la verdad es que también  se encuentran concentrados en las frutas y son los nutrientes principales de la mayoría de las verduras..

¿Cuánto tiempo debemos dejar entre una comida y el entrenamiento? Eso depende mucho de lo que hayamos consumido. Para digerir una comida grande se necesitan de 4 a 6 horas, para una pequeña (menos de 500 calorías) de 2 a 3 horas, 1 ó 2 horas para una comida líquida o semilíquida y menos de 1 hora para un snack ligero como una  fruta o  una barrita de cereales.

Algunos otros consejos que debemos tener en cuenta a la hora de armar nuestra dieta diaria:

  • Una alimentación variada nos permite obtener los  minerales, las fibras, la  energía, las  proteínas y las  vitaminas  necesarias para una buena salud.
  •  Una dieta baja en grasas, grasas saturadas y colesterol nos ayuda a reducir el riesgo de ataques cardiacos y ciertos tipos de cánceres, además, nos ayudará a mantener un peso saludable.
  • Para satisfacer las necesidades de vitaminas, minerales, fibra e hidratos de carbono complejo, la mejor opción es comer gran cantidad de vegetales, frutas y cereales.
  • Una dieta con mucho azúcar contiene demasiadas calorías y escasos nutrientes por eso te recomendamos consumir azúcares con moderación.
  • Para disminuir el riesgo de presión arterial elevada debemos consumir sal y sodio con moderación.
  •  Las bebidas alcohólicas proporcionan calorías, pero pocos o ningún nutriente, por eso debemos evitar los excesos.

Lo más importante de todo es que nunca sintamos que nos falta energía, y así poder seguir siempre con el entrenamiento.

Fuente consultada:

alimentación-sana.org

Foto:

alimentacion-sana.org

 


«

Deja un comentario