img_seccion_novedades-01

Que el invierno no congele tus ganas de entrenar

 

 

img_8572

El frío pareciera no solo congelar nuestro cuerpo, sino también nuestras ganas de hacer ejercicio físico. Pero no debemos permitir que el invierno nos desanime. Solo hay que tener en cuenta ciertas cuestiones sobre el cuidado del cuerpo e inflar nuestra motivación. En esta nota te contamos con hacerle frente a las bajas temperaturas.

Nuestro cuerpo responde al frío tensando los músculos y dejándolos rígidos, lo que no resulta conveniente a la hora de entrenar. Las bajas temperaturas estresan a los músculos, y esto significa que tendremos menos capacidad de resistencia para realizar ejercicio. Es por ello que no podemos olvidarnos de realizar una buena entrada en calor, la cual debe ser más extensa en esta época del año.

Las articulaciones también sufren, puesto que el estrés por frío afecta a los tendones. En este contexto, el estiramiento es una parte fundamental de la entrada en calor. Hay que estirar sobre todo aquellas articulaciones que van a intervenir en el entrenamiento.

Otro tema a tener en cuenta es que debemos tener cuidado a la hora de elegir la indumentaria, para que resulte la adecuada. En esta época del año lo ideal a la hora de entrenar es vestirnos en capas, para poder quitarnos y ponernos prendas en la medida en que nos enfriamos o calentamos. La ropa especial para deporte es la más recomendable para temperaturas extremas.

Para realizar actividad en el exterior es elemental que protejamos nuestras extremidades, pues son las que más rápidamente se congelan. Guantes, medias térmicas, bufanda deportiva y gorrito o capucha, siempre serán buenos aliados. Los zapatos deportivos impermeables mantendrán nuestros pies secos en caso de llueva o haya nieve acumulada.

¡A hacerle frente al sedentarismo del invierno!

Fuentes consultadas: clarin.comvidaysalud.com

Foto extraída de: diariodeltriatlon.es


«

Deja un comentario