img_seccion_novedades-01

Ejercitarnos en verano: cómo hacerle frente al calor

DSCF0826

Uno de los factores que se debe tener en cuenta a la hora de practicar cualquier tipo de actividad física es la temperatura del ambiente, ya sea en lugares cerrados o al aire libre. Por eso no son los mismos los cuidados a tener en cuenta en el verano, cuando las temperaturas son más elevadas.

Durante la estación más calurosa del año es necesario acompañar los cambios de adaptación a las altas temperaturas que exige el organismo con una alimentación acorde. La sudoración es un mecanismo de defensa que el cuerpo pone en funcionamiento contra la elevación de la temperatura corporal. Eso conlleva a  la pérdida de agua, y también de sales minerales como sodio, potasio y magnesio fundamentales para un funcionamiento corporal equilibrado.

La hidratación con agua debe ser acompañada del consumo de frutas y verduras que aporten este requerimiento adicional de sales minerales. El potasio está presente en la banana y el tomate, siendo los cítricos una excelente fuente de magnesio. También las frutas jugosas son ideales en esta estación: sandía, melón,naranja o uva. En la verdura también hay algunas que contienen abundante líquido. Las posibilidades de combinación de las distintas verduras para elaborar ensaladas son ilimitadas y se convierten en la mejor opción para un almuerzo rápido, fresco, nutritivo y liviano en los días de mucho calor. Además, siempre está la opción de agregar a las ensaladas trozos de pollo, huevo o queso fresco que aportan proteínas.

Se debe tomar líquido antes, durante y después de la actividad física.  Durante el ejercicio físico puede desaparecer la sensación de sed, pero esto no significa que el organismo esté hidratado. La falta de líquidos puede aumentar la fatiga, disminuir el rendimiento, o provocar un golpe de calor.

Otro consejo a tener en cuenta es elegir el horario en el cual salimos a entrenar: es aconsejable evitar las horas de mayor sol. Si el ejercicio es al aire libre no debemos olvidar la protección solar, y de ser necesario, vestir gorra para proteger nuestra cabeza.

Por último, el descanso adecuado es fundamental. Tan importante como hacer actividad física es compensar al cuerpo con el correcto descanso.  

¿Listo para entrenar? ¡Qué el calor no nos pare!

Fuente consultada: www.corrercorriendo.com


«

Deja un comentario