img_seccion_novedades-01

Copamos las vías del Tren Trasandino para que nos susurren las historias que están escritas en sus rieles.

10411922_10203906281202462_3252692682548527524_n

Cuando pisamos terrenos repletos de historia, es fácil abstraerse y dejarse llevar por la emoción y la imaginación. Eso es lo que nos sucede en el Trekking por las vías del tren Trasandino, que logra desconectarnos completamente de lo que nos rodea a pesar de encontrarnos prácticamente pegados a la ruta 7.

Quizás por eso, el Trekking por los caminos del tren Trasandino es uno de nuestras salidas más concurridas y esperados, pues no sólo llama la atención de los amantes de la caminata y la montaña, sino también atrae a arquitectos, diseñadores, ingenieros e historiadores.

El lugar, que se mantiene a pesar de estar en ruinas,  nos traslada.  Podemos sentir el vibrar de las vías cuando el tren se acerca, el pitido de la locomotora y si dejamos que nuestra mente viaje aún más en el pasado, podemos admirar a los obreros trabajando, creando una infraestructura alucinante en el medio de la montaña.

La fantástica obra ferroviaria,  que unía a Chile con Argentina, se inauguró el 5 de abril de 1910, tras 38 años de obras. La construcción llevó tanto tiempo debido a que tuvieron que construirse puentes y túneles especiales para cubrir a las maquinarias de las avalanchas de tierra y nieve que suelen haber en la montaña. Los hermanos Clark, quienes fueron los ideadores de este proyecto, no alcanzaron a verlo concretado, pues fallecieron durante el proceso.

El ferrocarril Trasandino recorrió desde 1927 la sección de cremallera entre Río Blanco (Chile) y Las Cuevas (Argentina). En 1953 su recorrido llegó hasta Los Andes, 25 años después, en 1978, el servicio fue interrumpido para el servicio de pasajeros a raíz del conflicto Argentino – Chileno por la soberanía en el canal de Beagle. Y en 1984 quedó de fuera de servicio para el transporte de cargas debido a los aludes producidos en zonas de alta montaña de ambos lados de la Cordillera.

Si bien el tramo argentino fue reconstruido, no pasó lo mismo con el tramo chileno. Siete años después, en 1991 se realizó el último viaje con pasajeros que llegó a la localidad de polvareda. Pese al cierre y al cese de circulación, del lado argentino, la vías se mantuvieron en buen estado hasta la construcción de la represa Potrerillos que dejó bajo el agua a 27 km de las vías.

En mayo copamos estas vías para que nos susurren en cada paso que damos las historias que están escritas en sus rieles. En el recorrido pasaremos por la estación Guido donde podremos apreciar y fotografiar los galpones que se usaban para dormir, la recepción de la estación  y, un poco más allá,  una bomba de agua abandonada.

De un lado el río y del otro, la montaña. Momentos en el que el sol nos calentará la cara y otros en lo que será todo sombras. Túneles abiertos, túneles cerrados, puentes, hollín, misterios. El domingo 24 de Mayo te invitamos a formar parte de este trekking único ¿Te animás a dejarte llevar por las vías del tren trasandino?


«

Deja un comentario