img_seccion_novedades-01

Beneficios de realizar actividad física.

Con solo una semana de hacer ejercicio, tu cuerpo empieza a responder y empezas a sentirte bien. Realizar actividad física trae enormes beneficios para tu cuerpo y tu salud. A continuación te los contamos.

Las personas físicamente activas tienen menor riesgo de:

Obesidad  al realizar actividad física aumentan las probabilidades de mantener un peso saludable. Cada vez existen más pruebas que implican la reducción de los niveles de actividad física como causa importante del aumento de la obesidad.

Enfermedad cardíaca: Las personas activas y que se mantienen en forma tienen la mitad de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca que las personas sedentarias. Lo mismo sucede con personas obesas que practican ejercicio, tienen menor riesgo de padecer una enfermedad cardíaca o diabetes, que las que no realizan ninguna actividad física.

Diabetes: un factor de riesgo importante en el desarrollo de la diabetes de tipo II es la falta de actividad física. La probabilidad de que una persona muy activa padezca esta enfermedad es entre 33 a un 50 % menor. Además, hay pruebas de que el ejercicio físico ayuda a los diabéticos a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Cáncer: puede reducirse el riesgo de contraer cáncer de colon, colorrectal, de pulmón y de mama con una actividad física moderada o intensa.

fitness-jogger-jogging-3114

Otros beneficios:

Músculos y huesos en buen estado: los músculos, los tendones y los ligamentos son fortalecidos al practicar ejercicio físico con regularidad y, además, se aumenta la densidad ósea. Las actividades en las que se soportan con tu propio peso (como correr, patinar y bailar) mejoran la densidad ósea durante la adolescencia, ayudan a mantenerla durante la edad adulta y retrasan la pérdida de masa ósea que se produce habitualmente con el paso de los años (osteoporosis).

Salud mental cada vez más estudios demuestran que la actividad física tiene grandes beneficios para el cerebro. Mejora el bienestar psíquico, la forma en que se afronta el estrés, las funciones mentales (como la toma de decisiones, la planificación y la memoria a corto plazo), reduce la ansiedad y regula el sueño. Algunas pruebas indican que la actividad física puede aplicarse en el tratamiento de la depresión. El ejercicio puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer demencia e incluso Alzheimer en los adultos mayores.

Aumenta la esperanza y la calidad de vida: Se ha descubierto que la práctica regular de algún tipo de ejercicio alarga la vida (al reducir el riesgo de contraer enfermedades) y mejora su calidad (preservando la salud mental y aumentando la flexibilidad y la estamina). Los estudios anticipan que el papel de la actividad física con respecto a la salud y el bienestar adquirirá más preponderancia que la que ha tenido en los últimos años.

Fuentes consultadas:

EUFIC.ORG

 


«

Deja un comentario